• El Fumigador

La Limpieza: Factor Clave




Cuando entramos al mundo de control de plagas, las personas imaginamos que el químico o insecticida puede eliminar todos los problemas, y si observamos que algunas plagas siguen vivas podemos pensar que el producto no sirvió, o que el técnico aplicador diluyó mal, “le colocó mucha agua”, etc.

Existe el triángulo de las plagas, los tres recursos que se necesitan para que exista: agua, refugio y alimento, Por lo que la limpieza se vuelve nuestro mejor amigo o enemigo según el caso. Ejemplo:

  • Si en un espacio se tiene una fuga de agua, y además existe alimento tirado detrás de cajas, en muebles y/o electrodomésticos y le agregamos que en ese lugar existen grietas en la pared o un agujero en la tabla roca, azulejos sin completar, cajas con objetos acumulados, etc.

  • Como resultado: Tenemos las condiciones perfectas para que se desarrolle dicha plaga; tiene agua para tomar, alimento para comer y una infinidad de lugares en donde guardarse para que no sea encontrada y además de esto reproducirse.


Por lo tanto es muy importante saber que la limpieza es algo que va de la mano con el control de plagas, no sólo es limpiar lo que se ve a simple vista, si no llegar a los rincones ocultos y de difícil acceso.

La mayoría de las personas crean la costumbre o hábito de limpiar una vez a la semana o al mes profundamente; pero existen más opciones que te pueden ayudar a tener espacios limpios por mayor tiempo. Recomendaciones:

  1. Solemos dejar la limpieza hasta el final pero durante el día existen tiempos muertos, podemos utilizar esos tiempos para realizar la limpieza y así no permitiremos que la plaga encuentre alimento y bebida.

  2. En almacenes o bodegas, separar mobiliario, cajas u objetos que estén pegados a la pared.

  3. Suplir las cajas de cartón por cajas plásticas con tapa.

  4. En almacenes, talleres o bodegas, pintar una franja color blanco por toda la orilla; si al realizar inspecciones la franja ya no se ve de color blanco, le está indicando que debe reforzar la limpieza.

  5. En restaurantes y lugares donde se manejan alimentos, mover constantemente los equipos pesados, como refrigeradores y congeladores y limpiar las partes traseras; si se les complica moverlos debido al peso, pedir ayuda a los proveedores en sus visitas.

  6. Si tú no eres el responsable de la limpieza, te recomendamos convertir en un hábito la supervisión, revisión o inspección diaria, así tu personal evitará una llamada de atención.

Por último y con esto me despido, los servicios de control de plagas preventivos ayudan a mantener tus lugares libres de insectos, pero recuerda que como usuarios o propietarios ¡debemos de ayudar para que se trabaje de la mano! Ustedes limpian, la empresa fumiga y se hace un buen equipo.

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo